Europa es la segunda potencia mundial en construcción de embarcaciones deportivas y de recreo, una industria que genera más de 6.000 millones al año.

Deportivos, rápidos, ágiles, modernos, más ecológicos, con tecnología punta, así son las embarcaciones de recreo europeas, un sector que destaca por el cuidado de los detalles, de la calidad, del diseño. Italia, Reino Unido, Alemania y Francia lideran la industria naval asociada al gran lujo, pero cuyos ingresos provienen principalmente de la venta de barcos de pequeña y mediana eslora (de 2,5 hasta los 12 metros) y cuya flota está compuesta por embarcaciones a motor, veleros, embarcaciones neumáticas semirrígidas y motos de agua.

La Unión Europea (UE), con una producción de unas 150.000 unidades en 2017, es la segunda potencia mundial en este sector, sólo superada por China, que lidera la industria con una producción que en 2017 sumó 5.152.594 unidades (el 94% son embarcaciones neumáticas plegables) y que exporta el 66% de su producción.

Diseño y tecnología

Según la European Boating Industry (EBI) hay 6 millones de barcos en manos europeas. La directiva comunitaria considera embarcaciones de recreo a aquellos barcos que tienen desde 2,5 a 24 metros de eslora y cuyo uso es el de ocio.

Aproximadamente el 95% de las empresas constructoras de embarcaciones de recreo en Europa son de pequeña y mediana envergadura, y el mercado de gran lujo lo controlan un reducido grupo de compañías especializadas.

En 2016, la UE contaba con 4.828 astilleros dedicados a la construcción y ensamblaje de embarcaciones deportivas, un -2,5% menos que en 2015, el año en que más empresas se registraron en los últimos 8 años, según datos de Eurostat. Los países con más astilleros en 2016 fueron Reino Unido (774), Italia (634) y República Checa (494).

En cuanto a la producción, en 2017 Polonia fue el país comunitario que más embarcaciones construyó: 21.915 unidades, seguida de Finlandia con 10.622 unidades y Reino Unido con 10.118 embarcaciones. Polonia y Finlandia han visto aumentar su producción, gracias al menor precio de la mano de obra y a un régimen fiscal atractivo.

Italia, a la cabeza

Italia es líder en facturación con alrededor de 1.613 millones en 2016, seguida de Francia con 1.026 millones y Alemania con 913 millones de euros. El cuarto puesto se lo lleva Reino Unido con 775 millones de euros. Por su parte, España ocupa el sexto lugar, con 222 millones, un 68% menos que Austria, que ocupa el quinto lugar en la lista con 682 millones de euros.

“El mercado se ha recuperado poco a poco en estos años. Esperamos un gran crecimiento en el segmento de los barcos a motor, alcanzando entre 100 y 150 millones de ingresos para entonces. Alemania es el país al que más exportamos”, señala el italiano Luca Bassani, fundador del prestigioso astillero italiano Wally.

Exportaciones vs. Importaciones

Como consecuencia de la crisis económica de 2008, el sector pasó de fijar su interés en el mercado interno europeo a centrarse en las exportaciones, que actualmente superan a las estadounidenses.

Según ICOMIA (The International Council of Marine Industry Associations), los astilleros están exportando alrededor de un 90% de su producción principalmente a Estados Unidos y al Oriente Medio.

Please follow and like us: