Por aguas de Balears están navegando alrededor de 1.700 barcos de alquiler para turistas que actúan ilegalmente, al no contar con autorización para desarrollar esta actividad o no pagar todos los impuestos correspondientes, según se destaca desde la patronal de actividades marítimas de las islas (APEAM).

El presidente de la comisión de chárter de esta asociación empresarial, José María Jiménez, señala que esta competencia desleal explica en parte la caída del 10% al 15% que las empresas isleñas dedicadas a este mercado están sufriendo en su facturación, pero reconoce que no es la única causa, y añade una normativa sobre fondeos que genera una gran inseguridad jurídica o unos precios de los amarres que se han incrementado de forma desproporcionada.

Por lo que respecta a la flota de embarcaciones ilegales, se subraya el fuerte crecimiento que ha tenido desde 2015, precisamente en paralelo a unas temporadas turísticas en las que las cifras de visitantes han ido de récord en récord. Hay que recordar que APEAM cifraba esa flota irregular hace tres años en torno a las mil embarcaciones, para estimar que ese número se ha elevado ya hasta las 1.700 aproximadamente.

Please follow and like us: