Desde el punto de vista económico, comprar un barco es una de las decisiones más importantes que podemos tomar a lo largo de nuestra vida. Tal vez comprar un barco está a la altura de comprarnos una casa o de comprarnos un coche en cuanto al número de consideraciones que tenemos que tener en cuenta. El aspecto emocional juega un papel fundamental, ya que en ocasiones nos encaprichamos de algún modelo en particular, pero conviene documentarse y tener información para saber qué tipo de embarcación nos conviene comprar, sobre todo si somos principiantes.

Tenemos que saber que comprar un barco supone una serie de compromisos a largo plazo, ya que un barco genera una serie de gastos que son ineludibles, como los seguros náuticos, el amarre, el mantenimiento, la inversión en formación, etc. Comprar un barco te cambia la vida y tienes que saber que, en gran medida, para aprovechar la inversión, tendrás que dedicar a tu embarcación una gran parte de tu tiempo libre y de ocio, no solo el tuyo sino también el de tu familia.

El primer consejo que podemos ofrecer a la hora de comprar un barco, es que te preguntes si realmente lo quieres y lo deseas, o bien si obedece a un capricho pasajero. Antes de comprar un barco conviene que hayas navegado en embarcaciones de amigos o conocidos, que hayas tenido experiencias gratificantes en el mar y que las hayas disfrutado hasta el punto de plantearte comprar un barco. No tiene sentido adquirir una embarcación si no sientes una pasión verdadera por la náutica.

Please follow and like us: