El puerto de Ibiza contará con amarres para chárters de pequeña eslora de la isla, que se ubicarán en la zona donde atracan actualmente las barcas de Formentera, han anunciado este viernes el alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, y el presidente de Autoridad Portuaria de Baleares (APB), Joan Gual de Torrella.

Gual de Torrella ha explicado que el proyecto no será una realidad “hasta dentro de tres años? porque primero se tiene que aprobar el plan de Delimitación de Espacios y Usos Portuarios (DEUP) por parte del Ministerio de Fomento, que permitirá liberar esta zona al trasladar el punto de atraque de las barcas de Formentera al muelle comercial.

?Pero lo importante es tener claro el diagnóstico y la solución?, ha defendido Gual de Torrella sobre este anuncio, que responde al ?problema? de falta de espacio que tienen los empresarios del sector náutico de la isla para amarrar sus embarcaciones.

Además de los amarres, Gual de Torrella ha recordado que el varadero también se trasladará al muelle comercial, con lo cual se generarán dos soluciones a los problemas de los empresarios náuticos: ?un espacio para amarrar sus barcas, y un espacio más grande para un varadero que sea más competitivo y que, al ser más grande, puede tener una oferta mejor?.

Por su parte, el alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, ha destacado que es ?una reclamación histórica? de la Asociación Náutica de la Pequeña y Mediana Empresa de Eivissa y Formentera (Pimeef), un sector que está en una situación ?muy delicada? por la falta de amarres y de precios competitivos en el puerto de Ibiza.

?Está muy visualizado que la náutica es para el sector de élite, pero no, hay mucha gente de la isla que tiene un pequeño barco pero no tiene dónde dejarlo?, ha destacado el primer edil, que ha recordado que en el puerto ya se han habilitado amarres ?a precios razonables? y que ahora se dedicará este espacio para chárter de Ibiza, donde no entrarán los megayates porque “ya tenemos suficientes?, ha indicado Ruiz.

El anuncio ha contado con la presencia del presidente de Pimeef, Alfonso Rojo, y con el presidente de la asociación náutica de esta patronal, Ramón Díaz, quien ha asegurado que llevan 25 años reclamando lo mismo: ?la falta de espacio para las embarcaciones de chárter y la falta de espacio para poder repararlas?, ha afirmado.

Díaz ha explicado que en Ibiza hay unas 150 pequeñas empresas, que mantienen a unos 1.200 empleados en invierno y verano, y que no puede desarrollar su actividad a precios competitivos por los altos precios de los amarres y el poco espacio en los varaderos de la isla.

En los futuros amarres, ha añadido Díaz, uno de los objetivos será alquilar barcas pequeñas, por ejemplo, de cinco metros de eslora, con las que se puede ir a Formentera por 350 euros.

En esta línea, Gual de Torrella ha señalado que el charter es también una solución para los residentes a los que ?no les compensa? comprarse una barca, pagar amarres o el coste del mantenimiento.

Please follow and like us: