La asamblea de socios del Real Club Náutico de Palma (RCNP) ha dado hoy luz verde por unanimidad al proyecto de reforma de sus instalaciones para obtener la ampliación del plazo de su concesión administrativa. La Junta Directiva ha sometido a la consideración de los miembros de la entidad un plan de remodelación que supondrá, en palabras de su presidente, Javier Sanz, una “evidente mejora del edificio social y las zonas destinadas a la actividad deportiva, así como de los servicios que el club ofrece a sus socios y usuarios”.

El proyecto, obra de los arquitectos Joan Morro Colom, Miquel Serra Mir y María Morro Ruiz (de MSM Arquitectos), contempla una inversión de 11,8 millones de euros que se destinarán al derribo del edificio de la actual concesión situado en la Plaza de Sant Elm, en la confluencia con el Passeig Guillem Sagrera; a la creación de nuevos espacios en los antiguos inmuebles colindantes al club, los cuales serán derribados y sustituidos por nuevas construcciones de menor altura; a la ampliación de la explanada destinada a la vela ligera y el piragüismo; y a la creación de un parking subterráneo de 100 plazas que contribuirá a descongestionar el tráfico rodado en la calle Contramuelle Mollet, especialmente en los días en que el club acoge competiciones deportivas.

Sanz afirma que las palabras que mejor definen el futuro RCNP son “sostenibilidad e integración”, y destaca que la inversión no incluye ninguna ampliación de amarres. “Hemos presentado un proyecto amable con la ciudad y que al mismo tiempo nos permita mejorar el servicio a los socios y a los deportistas”, ha afirmado el presidente del RCNP, quien ha añadido que la planificación “se ha hecho tomando como base el ordenamiento de la zona previsto por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Palma, y siguiendo criterios de sostenibilidad medioambiental y respeto por el paisaje”.